Libros electrónicos: las narrativas de las nuevas tecnologías

Fecha de publicación: 21 de abril de 2013
Internet nos acerca los libros de todo el mundo, a tan sólo un click de distancia. Con sólo acceder a sus páginas webs; durante las 24 hr del día, desde una conexión a la Red de forma  gratuita, paga, pública, privada; desde el trabajo, el hogar, los teléfonos inteligentes, etc.
De la mano de un click, nos conectamos en todo el planeta, navegamos por millares de informaciones y se abre camino una nueva manera de narrar, de contar cuentos, poesías, relatos, ensayos; desde  los libros en soporte electrónico o e-books.
Convivimos en el mundo del cambio. Venimos de procesos rodeados de certidumbres y ahora estamos en terrenos inciertos. La aceleración histórica y la mediación tecnológica se han instalado en nuestra vida diaria y son momentos en que el tiempo y el espacio se mueven de forma simultánea en todas direcciones, sin barreras y que las informaciones llegan de millones a millones. Lo que nos hace considerar o bien reconsiderar la influencia de la tecnología y de los medios de comunicación, en todos los actos cotidianos y en la sociedad en general.
La Red de redes nos ha instalado frente a una nueva modalidad de narrar los hechos y también nos encontramos con personas que tienen una nueva mirada para leerlos y responder.
Asimismo, nuevas modalidades para editar los libros están disponibles. Desde el tradicional soporte papel; el nuevo e-book, tanto editado por una editorial como autoeditado por los autores y libros que se comercializan en alguna de las modalidades anteriores, con su versión en CD (compact disk), nos ofrecen variantes antes inexistentes.
Libros electrónicos
Editar los libros de modo electrónico genera varias ventajas: el menor costo de edición y venta; la posibilidad de comercializarlos de forma globalizada y el poder expandirse de un modo impensado, antes del uso de Internet.
Por otra parte, merece todo un espacio, el tema en torno del derecho de autor, de las copias y el marco legal para autores y editores; de porcentajes de comercialización y de impuestos, entre otros temas, a través de esta modalidad de trabajo.
Internet ha cambiado el mundo editorial. Encontramos librerías que tienen espacios de venta  tradicional y cuentan  con sus sitios electrónicos. También librerías y editoriales en línea, que disponen de plataformas y ofrecen servicios de edición de e-book con costo y dan la posibilidad al escritor/a de autoeditar  su libro, desde su sitio virtual. Y algunas de ellas también venden el dispositivo lector de estos libros (e-reader).
Desde estos sitios electrónicos, tanto el libro como el autor tienen posibilidades de ser conocidos de forma planetaria, ya que en algunos de ellos, se dispone de forma gratuita, de la página del autor, donde él mismo escribe sus datos personales, académicos, profesionales. Puede subir fotos, videos, y los comentarios que de la obra se han  realizado en diferentes medios de comunicación. Se comparten opiniones de lectores, hay foros de discusión, entre otros. Un mismo libro se ofrece sólo en formato electrónico y otros también en soporte impreso y en CD. Hay audiolibros inclusive.
La manera de leer de los lectores y el modo de adquirir el libro también cambiaron. Las posibilidades de lectura pueden ser tanto desde un e-reader como desde la pantalla de una computadora personal (PC), una notebook, una netbook, un teléfono inteligente (Smartphone); un ipad, una tableta. Y el e-book lo puede comprar desde una reposera en la playa o bien desde un banco en una plaza.
Finalmente
El libro electrónico llegó para quedarse.  Pensar en que el formato papel deje de existir  en el corto plazo, es pensar que todos los habitantes del planeta accedieron a las nuevas tecnologías o bien, que sólo los que las tienen son lectores. Y una gran cantidad de personas pueden tener  e-reader (lector electrónico de libros) y sin embargo podría no gustarles leer.
Recordemos que así como se necesita de un sitio electrónico para armar un e-book y comercializarlo; también se requiere de un e-reader para leerlo y/o una aplicación para leerlo desde otro soporte y que para todo ello es necesario  que las personas tengan acceso a nuevas tecnologías y conexiones a Internet y aquí entra en juego además, el tema de la brecha tecnológica.
Por otra parte, hay que recordar que el acceso a operatorias comerciales vía Internet no se da de igual manera en todos los países y que en algunos, lleva recargo la misma. Que al momento de efectuar una compra, los hábitos de la misma y el gusto deciden. Si colocamos en el motor de búsquedas Google, por ej: “mercado del libro electrónico en Argentina”  no aparecerán más de 10 entradas, de las cuáles, algunas se refieren sólo a diferencias entre mercado tradicional y electrónico, lo que denota que hay un gran camino por recorrer. Los especialistas opinan que todavía es muy reducido el mercado de las ventas en comparación a lo que venden de modo tradicional en este país. Seguramente hay un mercado potencial de compradores, que puede ser  un “target” para apuntar.
Lo que sí podemos decir, es que es evidente que la manera de escribir; que las formas de leer y editar están modificándose.
Tiempos de cambios, de nuevas narrativas. Las narrativas de las nuevas tecnologías.
Mtra. Marisa Avogadro Thomé. Investigadora Línea Externa, Cátedra de comunicaciones digitales estratégicas, ITESM, Campus Estado de México, Columna “Comunicarte”, revista “Razón y Palabra”, México. Disponible en: http://www.razonypalabra.org.mx/comunicarte/2013/022013_Comunicarte.html, 21 de abril de 20143.
Anuncios